Influencia de la independencia financiera en tu vida

#1

Abro hilo para hablar sobre cómo afecta el objetivo de la independencia financiera en tu vida. En mi caso está afectando en una manera no demasiado positiva y me gustaría conocer vuestra opinión.

Inicialmente, descubrir que hay otra manera de vivir tiene un efecto “subidón” bastante importante. Hace tiempo que no estabas bien en tu trabajo e inconscientemente estabas buscando una salida. Y la has encontrado.

Haces tus cálculos, ves que es viable y no haces más que pensar en ello. Supongo que todos hemos pasado por esto.

Aprendes, preparas una estrategia y empiezas a seguirla. Y el trabajo es una parte importante de ella. Importante, no: fundamental, troncal, imprescindible. No en vano es la fuente de los ingresos en los que se sustenta toda tu estrategia.

Pero al mismo tiempo, es el motivo de buscar la independencia financiera. Es al mismo tiempo el motivo y la solución.

La mayoría de personas que buscan la independencia financiera no buscan estrictamente dejar de trabajar sino dedicar su tiempo a algo que les realice como personas. suelen ser personas muy implicadas en su trabajo y eso acaba pasándoles factura.

El problema es que, cuando ves que hay una salida, llega un momento en que dejas de verlo como el centro de tu vida para ser simplemente una herramienta. Una herramienta para hacer lo que quieres hacer.

Y en ese punto dejas de estar implicado en el trabajo. Te da igual el resultado de los proyectos en los que participas y sólo te importa lo que cobras a final de mes. Trabajas profesionalmente, con calidad, pero no haces concesiones en horario o estrés.

No es algo premeditado, sino fruto de la situación en la que estás. Y en mi caso esto me supone un problema emocional.

Yo necesito estar al 100% en lo que hago y veo que no lo estoy en mi trabajo, y no lo estoy en mi trabajo porque estoy mirando a la otra parte que para mi ahora es más importante.

No hablo de pasotismo, porque creo que sigo siendo muy profesional, pero la situación, mi estado de ánimo, mis objetivos a medio plazo, etc… me llevan a percibir el trabajo de otra manera y a actuar en consecuencia. Y al darme cuenta de que no hago cosas que antes hacía me siento mal.

No sé si he sido capaz de transmitir el mensaje, porque explicar emociones / sensaciones no es mi fuerte, pero quería hacerlo para ver si sólo me pasa a mi o es general.

¿Os pasa lo mismo?

12 me gusta

#2

Es grande que reflexiones sobre lo que te ocurre. No todo el mundo lo hace.

No acabo de entender que te impide dar el 100% de ti mismo en el trabajo.

El mayor premio de hacer una cosa muy bien, es hacer esa cosa muy bien.

En mi caso vivo igual que antes y hago lo mismo que antes. Hay que tratar de ser feliz y pleno en el camino.
No ser pleno en el camino para llegar a un fin que nos hara plenos, creo, suele ser un autoengaño.

2 me gusta

#3

Pero si es precisamente la forma correcta y saludable de encarar un trabajo. Hay que meter horas cuando toca y sufrir cuando la situación lo exige, pero no estar constantemente en esa situación, no se puede regalar nuestra vida. Después de haber trabajado en media Europa soy muy consciente de que la forma en que se organizan aquí los trabajos es la equivocada.

1 me gusta

#4

Es difícil de explicar. No es que no haga las cosas bien, las hago como antes. Pero he dejado de hacer extras. Ya no me conecto el fin de semana, no soy el último en irme, si hay un problema miro de arreglarlo, pero antes era el que tiraba del carro aunque no fuese directamente responsabilidad mía.

Pero son demasiados años actuando de esa manera y bajar una marcha hace que me dé la impresión de que no estoy haciendo lo correcto.

1 me gusta

#5

¿A qué te refieres?

0 me gusta

#6

Piensa a ver si la que no es correcta es tu IMPRESION de que no estás haciendo lo correcto.

La sicologia no es cambiar el entorno ni la realidad sino cambiar nuestra IMPRESION sobre ellas.

0 me gusta

#7

Es que tenemos grabado a fuego lo de “el trabajo dignifica al hombre” cuando realmente tenían que habernos enseñado desde muy pequeños que “el trabajo esclaviza al hombre”.

6 me gusta

#8

Para mi ha sido el gran objetivo desde hace 5 años.

Una vez conseguida la IF, a disfrutarla.

2 me gusta

#9

A mi me pasa algo parecido a lo que explicas. Demasiado tiempo dando demasiado para que cuando racionalices no te sientas fuera de sitio.

Es algo parecido a cuando los IF decían que les costaba gastar más a pesar de tener ingresos que incitaban a eso. Demasiados años con una dinámica de ahorro e inversión como para romperla fácilmente hacia consumo sin más

2 me gusta

#10

Buenas,
En mi caso, esa cierta, vamos a decir, apatía profesional no es consecuencia de la búsqueda de la IF. Es su principal causa.
Empecé a trabajar en cuarto de carrera, lleno de ambición y dispuesto a comerme el mundo. Muchos con mi edad siguen en ese punto. Los admiro. Yo hace mucho que tomé conciencia de lo ridículo que es entregarse a la carrera de las ratas. De que, como decía Luís en uno de mis posts favoritos, la vida no puede formarse de las migajas que nos deja el trabajo. Tenemos una vida limitada, y la sola idea de pasarse gran parte de ella metido en un sitio que no quieres, haciendo algo que no quieres, es sencillamente absurda.
Cada mañana, cuando suena el despertador y me meto en el metro lleno de caras largas, me repito constantemente que hay un objetivo detrás de todo ello. Voy, gano el dinero y lo ahorro. Como un mecenario. Si hay oportunidad de arañar algo más (por ejemplo, nos remuneran aparte si impartimos ciertos cursos), la tomo sin dudarlo. Todo suma. Y esa es la belleza y paradoja del ahorro: que al final el trabajo puede convertirse en el principal medio de escapatoria del propio trabajo.
Sé que no es la situación ideal. Me encantaría tener un trabajo gratificante y vocacional, con el que acompañar plácidamente la búsqueda de una IF que no fuera un objetivo marcado a fuego en mi futuro. Pero no es mi caso y hace mucho que lo tengo asumido.

10 me gusta

#11

Y yo que creo que en eso es precisamente en lo que has ido a mejor… Si tu puesto de trabajo no depende del presencialismo (que hay trabajos en los que sí, ojo) o tienes un puesto directivo con dedicación exclusiva donde esos esfuerzos van en el sueldo… me parece absurdo hacerlo “de gratis”.

Desconozco tu situación personal-familiar. Pero te voy a decir una cosa: conozco algún que otro padre de familia (y numerosa, muy numerosa) que precisamente hace eso que tú ya no haces: es la mayor de las irresponsabilidades (y el fin de semana no sólo conectarse, sino en ocasiones verdaderamente trabajar desde casa el fin de semana).

2 me gusta

#12

Es que es eso. Es un tema psicológico. Miras a tu alrededor y ves que todos están desmotivados, pero aún así te sientes mal dejándote llevar.

Esa desmotivación general está desde hace mucho. Mi “problema” es que me he dejado llevar por este ambiente desmotivado progresivamente a medida que iba motivándome con el proyecto de la IF.

Es decir, el trabajo ha ido perdiendo interés y cada vez le dedico menos esfuerzo a medida que la cartera va creciendo y veo el objetivo alcanzable.

Ahora hago mi trabajo bien pero me confundo en la masa.

No es malo, me diréis. Y yo sé que es verdad, pero eso no quita que comportarte de manera diferente a como estás programado es difícil y te crea conflictos internos.

2 me gusta

#13

Es eso exactamente. Lo llevas grabado a fuego y cuando dejas de hacerlo te sientes mal.

1 me gusta

#14

Pero en este caso no hay problema, ¿no?

Empiezas a trabajar, ves que no es lo que tú querías y buscas una alternativa. No tienes que luchar contra el hecho de que tú has cambiado de actitud y te parece que no es lo correcto.

Parece algo sin importancia, pero he pasado épocas intentando automotivarme.

Como decía Preiikestolen más arriba:

Puedes buscar la IF y al mismo tiempo dar el 100% como siempre has hecho, pero lo cierto es que en mi caso no ha sido así.

0 me gusta

#15

Es exactamente esto, czd. Si dejas de dar el 100% pero sigues haciendo tu trabajo bien, no hay problema. Pero internamente tú sabes que no lo haces cómo antes y eso te hace sentirte mal.

0 me gusta

#16

Como todo lo sicológico Necesitas un Cambio de Actitud.

Tu Alrededor No va a Cambiar. Ergo: debes cambiar Tú.

El Cambio solo puede acontecer cuando uno No está a gusto y Reconoce y se mira hacia adentro. ( lo que hagan o piensen los demas no importa. Solo importa tus pensamientos y tus sentimientos. Ellos configuran tu Estado de Ánimo. Se está descubriendo que los pensamientos que se repiten en la mente… luego generan emoción sentimiento estado de ánimo. Cambia tus pensamientos tu visión modula comprende matiza relativiza no juzgues no critiques )

Esto no lo vas a Cambiar con muchas palabras. Sino con Actos de Cambio de tu actitud. Con comprensión y aceptación, no con rechazo hacia lo de fuera.

Ahora lo estás Rumiando.

Siempre hay dos extremos:
Hacer de más hacer de menos
Sentir X o y.

BUSCA TU EQUILIBRIO entre los extremos.
Tu punto de equilibrio.

Que no sea dogmático. Debes hacer lo que sientas, aunke no se adapte del todo a tus nuevos DOGMAS.

5 me gusta

#17

Bueno, eso es lo que hacía yo. Reconozco que haber tenido hijos ayuda a cambiar de chip, pero yo le doy más peso a la IF.

Trabajar en casa te permite conciliar vida familiar y laboral. No es lo mismo trabajar hasta las 8 en la oficina, que llegar a casa a las 6:00, estar con la familia y luego trabajar un rato a partir de las 10. El trabajo que haces es el mismo, pero no es lo mismo.

¿Por qué le doy más peso a la IF?

Mi proceso fue. Estoy muy implicado, lo doy todo, me estreso y pienso en la IF, empiezo el camino y a medida que avanzo voy dejando de estar implicado en el trabajo.

No es el típico (o yo creo más típico) de estoy hasta las narices del trabajo, estoy desmotivado, hago lo mínimo que puedo y encuentro la IF como vía de escape.

1 me gusta

#18

Yo solo no lo veo malo, sino necesario. Una empresa, sobre todo si es grande, no puede estar formada solo de empleados ambiciosos, con ganas de liderazgo y actitudes disruptivas y críticas. Sería inmanejable. Hace falta esa masa gris y aletergada que le dé a la manivela sin rechistar. Cuando vienes de una visión implicada, verte ahí puede ser duro, no lo dudo. Pero si estás a la espera de otra cosa, creo que puedes formar parte de ella sin sentirte culpable.

3 me gusta

#19

@preikestolen, te ha faltado como resumen aquello de …

Be water my friend!!

Un saludo.

P.D.: Sorry, it’s just a joke :slightly_smiling_face:

2 me gusta

#20

@pachucho, poco que añadir a lo que se ha comentado.
A mi parecer, el conocer la posibilidad de la IF, el trabajo-esclavo, el uso de tu dinero hacia un objetivo definido (libertad), hace que también aprendas a apreciar más tu tiempo, que al fin y al cabo es por lo que se lucha.
Me explico, sin entrar en el tema de la calidad del trabajo, que has dicho no ha variado y lo haces muy bien, te has dado cuenta que no ganas nada siendo el primero en entrar y el último en salir. Tu tiempo es TUYO, y una vez suena la campana, cuelgas-aparcas y a casa con los niños. Y seguro que haces mejor la faena terminándola a las 22h que entre 18-20h pensando que eres el último de la oficina y que los críos estarán haciendo los deberes o que hay que comprar tal o cual cosa.
Y me atrevo a decir que puede hayas aumentado la eficiencia: mismo trabajo dedicándole menos tiempo.
Es mi modo de verlo.

5 me gusta